SU " CURRÍCULUM" FOTOGRÁFICO.- (Obtenido de artículo de José Merita y José Vicente Monzó) y aportación de sus familiares

Su comienzo en la fotografía se produce oficialmente en 1958, en el Foto Club Valencia. como era preceptivo fué presentado por dos socios, se le otorgó el número de socio 313 y la fecha de alta es el 24 de julio de 1958.Poseía una cámara fotográfica, una Vito B de Voigtlánder, según comentarios de José Miguel " una cámara barata de paso universal, de óptica fija que incluso carecía de telémetro". En esta entidad aprende escudriñando en su biblioteca y escuchando a los fotógrafos más experimentados. Entre estos se encontraban Francisco Camps Dasí, Rafael Montesinos Palau, José Segura Gavilá, Pascual Nacher, J. Antonio Cuesta, Valentín Plá entre otros. Pronto se inicia en el proceso fotográfico completo, desde el revelado de negativos, sus propias formulas de revelado y el procesado ,retoque y montado de las copias. Luego probó el formato 6 x 6 pero optó, finalmente, por las cámaras de 35 m.m., siguiendo la moda de la época para desarrollar el denominado estilo documental. Uno de los únicos recursos de finales de los 50 era el mundo de los concursos, donde se empiezan a valorar esas nuevas imágenes en las que se reflejan los momentos cotidianos de la vida de España frente a las fotografías utilizadas como propaganda por el régimen franquista. A los seis meses de su inscripción en el Foto Club obtiene el décimo premio en el Salón Nacional que organiza la entidad. Al mes obtiene el cuarto premio en el concurso entre sociedades fotográficas asistentes al "Aplec" de Tortosa. Estas reuniones eran potenciadas por las activas sociedades catalanas pero contaban con el apoyo de otras sociedades como el Foto Club Valencia o la Real Sociedad fotográfica de Madrid. También la publicación del momento "Arte Fotográfico" y su director Ignacio Barceló les deba su eco, tras ello estaba la constitución de una Federación de Agrupaciones y Sociedades Fotográficas de carácter nacional. Pese a su incorporación tardía a la fotografía De Miguel se dispuso a no perder un minuto de tiempo. Su sistema de trabajo no concedía respiro a las fiestas, bien para hacer fotografías como para trabajar en el laboratorio. "Sábados y domingos cámara al hombro a hacer fotos y por las noches en el laboratorio hasta las cuatro de la madrugada.
En 1961 obtiene 3 premio en el XII Salón Internacional de Almería y el primer premio en el Salón experimental del Foto Club. Al año siguiente obtiene unos 13 premios. En los años siguientes años sigue acaparando diversos premios en múltiples concursos , entre los fichados podemos indicar los siguientes datos: 1963 (14 premios); 1964 (9 premios); 1965 (10 premios), todos nacionales y múltiples locales. En el 66 dos hechos destacables la concesión del Primer premio en el Salón Internacional de Guadalajara, la única vez que fué internacional, dandole la "Abeja de Plata", y la admisión de obra en el premio de los premios, el famoso "Negtor". Las actividades en una sociedad como el Foto Club por aquella época eran bastante interesantes. Por un lado había un grupo de socios con ideas innovadoras entre los que se podría citar a Germán Artigot, Francisco soler, Alfredo Sanchis, Segura Gavilá, Labrandero y De Miguel entre otros. A este grupo se le pensó en poner el nombre de " La Cebolla " porque cada uno tenía sus ideas, eran muchas hojas o capas alrededor de un tema común: la fotografía. También se practicaba la "picota", consistía en que un autor enseñaba su obra pero también elegía a un "abogado" que la defendía y un "fiscal" que la criticaba. Durante los fines de semana era habitual organizar excursiones fotográficas, realizar comida de hermandad, y concurso fotográfico.
El 11 de abril de 1966 el Foto Club Valencia envío obras con historiales de varios socios para la propuesta de Artista FIAP a la Federación Española de Arte Fotográfico cuya sede estaba en Barcelona. Entre ellos estaba José MIguel de Miguel . En su historial aportaba 11 premios en Salones internacionales durante 1961 al 65. El título de AFIAP le fue expedido en Berna (Suiza) el 20 de agosto de 1967, según consta en su diploma expedido al efecto. En esas fechas tras nueve años de actividad ha alcanzado un cierto nivel en el ambiente de las Sociedades. Se le reclama como jurado para distintos concursos donde expone su opinión abiertamente, lo que le iba a granjear amistades y admiraciones sinceras así como recelos y envidias dispares. El 11 octubre fue socio de la Agrupación fotográfica de Guadalajara con el n 125.

De Miguel estuvo inactivo durante tres años por diversos motivos, pero desde el 6 de septiembre de 1969 es socio de la Agrupación Fotográfica de Educación y Descanso de Valencia con el n 371. Durante los años 70 hay que destacar los siguientes galardones: Premio Honor mejor colección Salón Nacional Grupo Madrigal de Puerto Real (Cádiz) en 1970. Cuatro años después, recibe dos de los premios de los cuales más orgulloso estaba : Premio de Honor mejor colección en el Trofeo "Cesar Augusto" de Tarragona y el premio de reportajes "Ramón Dimas" de la Revista Destino de Barcelona. Este último sobre todo era la confirmación de su estilo de trabajo.
La década de los 80 se inicia en nuestro país un movimiento tendente a compensar la mala difusión pública de la obra fotográfica, por medios distintos de los habituales hasta entonces. Ya habían surgido algunas galerías, José Miguel expuso en la Sala "Ton Sirera" de Lérida en 1976. pese a estos logros era necesario unir fuerzas y lograr una difusión masiva, sacar a la fotografía de sus santuarios a la calle. Esto se logró con manifestaciones como la " Primavera Fotográfica a Barcelona" (1982) o las I Jornada Fotográficas a Valencia (1984). El siguiente paso fue lograr que la fotografía entrara en los museos, para sancionar así de una manera irrevocable su categoría de obra artística.
José Miguel al entrar la década de los 80 estaba bien posicionado, pues poseía una gran cantidad de material fotográfico de los últimos 22 años en la faceta de reportaje, en su apartado de documentación social. Preparó una serie de exposiciones que se realizaron en la Sala de Foto cine Domingo en Valencia los años 80,81 y 85. La ciudad de Valencia cuenta con tres galerías privadas de fotografía, las instituciones públicas programan con regularidad manifestaciones fotográficas y hasta los medios de comunicación (Las Provincias y Levante) cuentan con páginas especializada. Lo que podríamos llamar la "apoteosis" de José Miguel de Miguel se inicia con la exposición en la Agrupación Fotográfica Valenciana en abril de 1986, a partir de entonces los hechos se suceden con rapidez. en Septiembre expone en Moncada , al año siguiente en la Agrupación fotográfica de Guadalajara y al final de la temporada en la Galería Railowsky de Valencia. Logra vender fotografías que se convierten en "récord" de la temporada. A raíz de esta exposición el departamento de fotografía del Institut Valencía d´art Moderm (IVAM) por medio de J. Vicente Monzó , le adquiere 169 fotografías para sus fondos. La Agrupación Fotográfica Valenciana programa para la primera edición de "Valencia Imagen" el día 12 noviembre 1987 un homenaje a su socio José Miguel de Miguel, en ese acto se le nombra socio de honor, con el número 9. Para el año que comenzaba, 1988 todo eran requisitos, el 10 de abril recibía un homenaje y fue nombrado socio de honor por el Club Fotográfico de Puerto Real (Cádiz). José Miguel se desplazó allí, aprovechó el viaje de vuelta para pasar por Córdoba donde para el 5 de junio se iba a celebrar una exposición-homenaje en la Posada del Potro. A la vuelta a Valencia sufrió un infarto de miocardio que superó. El jueves 5 de mayo a las dos de la madrugada se repitió de nuevo con fatal desenlace. En la esquela que apareció en los periódicos su familia puso como profesión " Un apasionado de la fotografía"

Distintas exposiciones con su obras se han ido sucediendo posteriormente a su fallecimiento.

1 comentario:

Gatopardo dijo...

Sentimos enterarnos de su muerte.
Nuestras condolencias a su familia y amigos.
Fue uno de los grandes, y nos ha enseñado a mirar y ver la realidad, y no sólo la fotográfica.

Con nuestro respeto y admiración